LA ORDENACIÓN DE LAS VIAS PECUARIAS EN SU RECORRIDO POR LOS TRAMOS URBANOS DE LAS POBLACIONES (Primera parte)

Abril 5th, 2009

Hoy en día a nadie le puede quedar lugar a dudas, de que las vías pecuarias, en sus distintas denominaciones y correspondientes anchuras como cordeles (37,50 mts.), veredas (20 mts), cañadas reales (75 mts), coladas (variable) ó descansaderos. Todos ellos son pasos obligados de dominio público, ó sea que cualquier persona, sin limitación alguna, más allá de las que marcan las leyes, puede hacer uso de estos itinerarios que desde tiempo inmemorial vertebran y conectan entre sí los términos municipales de la geografía española. http://www.caminoslibres.es/index.php?name=Sections&req=viewarticle&artid=50&page=1

Actualmente las vías pecuarias levantan cierta polémica entre una buena parte de la ciudadanía entre los partidarios de su conservación; representados en gran medida por la corriente conservacionista del ecologismo actual y por otro lado, entre los detractores de que este sistema de comunicación rural que tanto trabajo y beneficios ha dado para la ganadería transhumante, simplemente desaparezca por innecesario, a la vista de la proliferación de los modernos medios de transporte y de que este tipo de ganadería extensiva y sostenible, haya sido sustiuida en buena medida por el estabulamiento del ganado en granjas industriales de engorde.

En cuanto al trazado de estas vías pecuarias por el interior de las ciudades y zonas urbanas, el desinterés en ocasiones de la administración, en armonía con algunas empresas urbanizadoras, pretende integrar estos suelos de dominio público, ó sea de todos los españoles, a los suelos urbanos de iniciativa privada, en ocasiones sin compensación alguna para la población del lugar y en beneficio exclusivo de los mismos agentes urbanizadores; siendo estos mayoritariamente empresas que incorporan a su patrimonio unos suelos públicos que ellos venden posteriormente como urbanos a precios de mercado inmobiliario. Esto repercute negativamente en el mismo mercado, ya que echa por tierra el principio de libre competencia, a favor de una “competencia desleal” entre las mismas empresas, en beneficio de aquellos empresarios que mejores “contactos” mantengan con la Administración, lo que en parte dá pie al hecho conocido internacionalmente como “corrupción urbanística en el estado español” y que recientemente ha sido sancionado por la Comunidad Europea a través de la aprobación del controvertido informe “Auken”: http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+REPORT+A6-2009-0082+0+DOC+XML+V0//ES

La legislación actualmente en vigor en torno a las vías pecuarias, toda ella promulgada en Andalucía a partir de 1.995, http://www.derecho.com/l/boe/ley-3-1995-vias-pecuarias/, dispone una serie de reglas que hay que cumplir para que estos suelos de dominio público puedan ser incorporados a las actuaciones privadas urbanizadoras, en garantía de que como patrimonio público que es, pueda ser finalmente utilizado ó en cierto modo compensado para que el resto de la ciudadanía también se beneficie de las plusvalías (beneficios) que estos suelos generan, tras su incorporación al patrimonio privado, ó cambio de uso y al propio tiempo en garantía del principio de libre competencia en igualdad de condiciones entre las empresas del sector inmobiliario-urbanizador. Es este y no otro el espíritu que la legislación actual de vías pecuarias promulga, o sea, un igualitario reparto de beneficios entre lo privado y lo público, garantizador de los derechos de unos y otros y que se consigue mediante la aplicación del Reglamento de Vías Pecuarias a todos los sectores afectados por estos itinerarios http://www.aldearural.com/subcategorias/normativamediorural/viaspecuarias.htm

Llevándo todo lo anteriormente expuesto al debate que hoy en día se está produciendo entre los grupos municipales del Ayuntamiento de Lora del Río y parte de la ciudadanía, en relación al uso y destino de los tramos de vías pecuarias que atraviesan las zonas urbanas de nuestro municipio, la población en general, o sea cada ciudadano de Lora del Río, sin excepción alguna, se debe beneficiar de las ganancias que generen la incorporación de los suelos hoy ocupados por el trazado de las vías pecuarias, a los distintos procesos urbanizadores identificados en nuestro ordenamiento urbanístico por los planes parciales que se contemplan en éste, que no son más que trozos determinados de terrenos en manos privadas para los cuales y una vez que cumplan con la legalidad, se les permite realizar una serie de construcciones: viviendas, locales comerciales ó industriales, infraestructuras viarias, sistemas generales de servicios a la población, etc… En términos económicos, el estudio elaborado por la empresa TRAGSATEC por encargo del Ayuntamieto de Lora del Río en el año 2003, para la desafectación de las vías pecuarias que influyen en el trazado urbano de Lora del Río, cifra la superficie ocupada por las Vías Pecurias en cerca de 300.000 metros cuadrados, o sea una superficie similar a 30 campos de fútbol. A precio de mercado actual del suelo y en términos monetarios el valor de la superficie de las vías pecuarias afectadas por el trazado urbano ascendería aproximadamente a unos 6.000.0000 de euros, ó sea poco más de 998 millones de las antiguas pesetas.

Si los 6.000.000 de euros los dividimos entre las aproximadamente 4.500 edificaciones, entre viviendas, locales comerciales o naves industriales que contempla el P.G.O.U. de Lora del Rio para estos nuevos sectores urbanos, cada edificación a desarrollar en estos suelos tocaría de media a poco más de 1.300 euros, en concepto de compensación por la incorporación de las vías pecuarias al proceso urbanizador. Ello no parece mucho coste, frente a los entre 90.000 y el 1.500.000 euros en que se valoran actualmente algunas de las edificaciones y urbanizaciones proyectadas ó llevadas a cabo en estos nuevos sectores urbanísticos que contempla el Plan General. Además, parte de este coste debe ser asumido por la Administración, al contabilizarse en el trazado infraestructuras viarias de carácter público ya existentes (carreteras, vías de ferrocarril, canales de riego, etc…), según consta en la Memoria del referido estudio elaborado por la empresa TRAGSATEC.

El Plan General de Ordenación Urbana de Lora del Río (PGOU), aprobado en Abril de 2005 por el Pleno del Ayuntamiento y posteriormente bendecido por la Junta de Andalucía con su publicación en el BOJA de fecha 9 de Febrero de 2006, contempla un proceso de reparto de beneficios entre lo público y lo privado por el hecho de incorporar los suelos de las vías pecuarias a los diferentes planes parciales.
http://www.juntadeandalucia.es/boja/boletines/2006/27/d/83.html

Este reparto de beneficios se materializa en lo que se denomina “Trazado Alternativo” a las Vías Pecuarias que hoy discurren por el suelo calificado como urbano ó urbanizable, o sea, destinar otros suelos circundantes a la población, para que estos, paralelamente al proceso ubanizador, adquieran la condición de terrenos de dominio público, al servicio de todos los loreños. Para ello se contempla una franja de terreno que discurre paralela a la margen derecha del río Guadalquivir, comenzando en el paso a nivel de la empresa Agrifluide en su confluencia con la “Cañada Real del Mármol” y finalizando en la misma cañada Real del Mármol, a la altura del Polígono Industrial Matallana. Estos terrenos alternativos que propone el Plan General deben ser objeto de expropiación con cargo a los beneficios que genera el proceso urbanizador y posteriormente adecentados para su puesta en uso y disfrute de la población en general, bien como “Vía Verde”, “Recorrido Forestal por la margen derecha del Guadalquivir”; “Itinerario destinado a actividades lúdicas”; “Parque periurbano” ó como quiera que se desee denominar esta nueva actuación.

En definitiva, la solución que propone el Plan, es muy similar al sistema de compensación que contempla éste para la realización de nuevas infraestructuras que se precisan para incorporar los nuevos suelos urbanos a la trama urbana local. De hecho, la polémica suscitada con la financiación de la nueva tubería de agua potable a la población que finalmente vamos a pagar entre todos los loreños en el recibo del agua, debería haber sido financiada según el PGOU mencionado, a costa de los promotores de los nuevos desarrollos urbanos.

Con las Vías Pecurias, si no se sigue la legislación aplicable, puede pasar como con la nueva tubería de agua, ó que finalmente el trazado alternativo de las vías pecuarias lo tengamos que pagar entre todos los loreños, ó lo que es también provable, que ni tan siquiera se llegue a realizar, con lo que, en ambas situaciones, será el interés general y la población de Lora del Río, en su totalidad, la que pierda una oportunidad más de desarrollar actuaciones públicas en beneficio de todos, aprovechando el dominio público de unos suelos que en otras poblaciones de andalucía han repercutido de una u otra forma en dotar de más y mejores servicios a sus ciudadanos; amparados solamente en la aplicación de las leyes que al caso nos ocupa. (Continuará)

EL PASO A NIVEL DE HYTASA, UN DERECHO LEGITIMO

Marzo 7th, 2009

La última reivindicación social que ha saltado en Lora del Río en el pasado mes de Febrero de éste año 2009, junto con la justa petición de construcción de un Hospital Comarcal y otras tantas cuestiones planteadas por colectivos y asociaciones, ha sido protagonizada por un grupo de vecinos y vecinas, mayoritariamente mujeres, que se han puesto al frente de una llamada “PLATAFORMA PRO-PASO A NIVEL DE HYTASA”. Su reivindicación viene a pedir que se abra nuevamente un antiguo Paso a Nivel que desde siempre ha existido en Lora, inclusive antes de la llegada del ferrocarril. Un paso antaño de ganado, que desde tiempo inmemorial se ha venido utilizando por pastores y vecinos y que en los últimos años de su existencia, se amplió y adecuó para que fuera utilizado por vehículos a motor, mediante su transformación en paso a nivel con barreras. Lo sé de buena tinta y en primera persona, porque junto con mi abuelo Federico Rejinfo y mientras él ejercía de guardabarreras, pasé algunos años en la garita de ese mismo paso a nivel, ayudándole en mis ratos libres a cerrar con cadenas el mismo cuando algún tren se acercaba. Posteriormente, en la década de los 70 las cadenas fueron sustituidas por barreras automáticas y finalmente las barreras fueron eliminadas por RENFE, dejando el paso sin infraestructura alguna que garantizara el transcurrir de las personas por el acceso que siempre ha existido.

Pero la desaparición del paso como tal, no impidió el que las personas que lo venían utilizando cruzaran las vías para acceder principalmente al Cementerio ó a algunos de los establecimientos y barriadas situadas al otro extremo de Lora. Ahora Renfe ha optado por hacer una muralla que impida el paso por el lugar, justificándola en razones de seguridad. Parece que Lora está abocada a amurallarse; primero con la barrera del AVE, después con el proyectado muro en el Guadalquivir, ahora con el cerramiento del ferrocarril. El muro de Berlín se nos ha quedado pequeño, comparado con lo que ya tenemos y los problemas de movilidad derivados de estas infraestructuras se nos amontonan.

Con la desaparición del conocido PASO A NIVEL DE HYTASA, se impide algo esencial para la población y que se ha convertido en un derecho de todos los habitantes de Lora, el utilizar una vía de acceso que nos ha pertenecido desde siempre y así está reconocida en todos los planos y tratados de Caminos y Vías Pecuarias de los que tengo conocimiento, incluyendo los catastrales. Y digo esto, porque si alguien aún lo duda, ese paso a nivel de HYTASA no estaba allí por capricho de alguien, sino porque era el puno de entrada a Lora del Río a través de la Vía Pecuaria llamada “Cañada Real del Mármol” que facilitaba el transcurrir del ganado desde las veredas que bajaban de Constantina y La Puebla de los Infantes, hasta el Descansadero de Valero, a la entrada del Barrio San José, punto de reunión y descanso de pastores y tratantes de ganado, donde se solían colocar los correspondientes cercados.

Hay por tanto razones históricas de peso y de movilidad para apoyar la justas reivindicaciones de ese grupo de hombres y mujeres loreñas que se han puesto al frente de una petición más que justa. El Ayuntamiento de Lora, nunca debió permitir el levantamiento de ese paso a nivel y sí exigir el acondicionamiento del mismo para dotarlo de las suficientes medidas de seguridad, e incluso de mejorar la accesibilidad, con medidas como las contempladas en el Plan General de Ordenación Urbana.

Llegados a la situación actual, está más que justificado reivindicar social e institucionalmente un patrimonio que nunca se debió hurtar a la población, como es el tramo de la Vía Pecuaria que va desde el Cementerio hasta la calle Priora y la calle San Vicente y el derecho al uso de ese tramo de vial público, con las suficientes garantías de seguridad para los usuarios, por mucha RENFE que haya por medio.

En manos de nuestros concejales está el remediar la situación creada, primero apoyando y llevando a la práctica las justas pretensiones de la referida PLATAFORMA PRO-PASO A NIVEL y, en segundo lugar, abanderando y reivindicando una solución definitiva que nos devuelva lo que siempre ha sido de Lora. Esa es una responsabilidad que como ciudadanos debemos exigir tanto al Alcalde, como a los concejales que nos representan.

En los tiempos que corren, cuando el gobierno de la nación anuncia miles de millones de euros destinados a inversión en infraestructuras públicas, principalmente en carreteras y vía férrea para hacer frente a la tan reconocida crisis económica, de seguro que a nuestro Ayuntamiento no le será difícil encontrar una solución concertada con los titulares de las respectivas administraciones, tanto provincial, autonómica ó nacional, todas ellas gobernadas por el mismo partido y color que el gobierno local de Lora del Río, el PSOE.