TASAZO CON ALEVOSÍA

Noviembre 22nd, 2013

Tasazo, dícese de aquél acto que dicta un ente público, en base a su competencia y que produce un gran incremento tanto de los precios públicos, como de las tasas a cobrar por la prestación de los servicios al ciudadano.
Pues eso es precisamente lo que acordó nuestro Ayuntamiento en el Pleno del pasado 4 de Noviembre, o lo que es lo mismo, institucionalizar un sablazo en toda regla a los bolsillos de todos los loreños. La versión oficial y la percepción de los concejales asistentes al Pleno, dista mucho de esta apreciación, pero la realidad supera a la ficción vivida durante el Pleno.
La Adhesión a la Mancomunidad de la Vega para que éste organismo supra-municipal, con sede social en Alcalá del Río preste a Lora el Servicio de Recogida de Basuras, tal como mencionó la portavoz del Partido Popular Pilar Pasadas en el debate del punto, va a suponer un incremento considerable del precio del recibo anual de la Basura, precisamente en un año muy difícil para las familias. Ciertamente, los incrementos que supondría la adhesión, calculado según la ordenanza vigente de Residuos de la Mancomunidad, publicada en el Boletín Oficial de la Provincia nº 15 de 18 de Enero de 2013, rondan entre el 32,17% y el 91,90%, ya esté la vivienda en calles de 1ª categoría, como en el primer caso, ó en inferiores, como en el segundo. Las viviendas pasarían a pagar el próximo año 106,22 Euros, frente a los 50,25 u 80,35 que pagan en 2013, según categoría. Todo ello, caso de que la ordenanza no se incremente, que todo apunta a que la subida será aún bastante considerable en 2014, si nos atenemos a las instrucciones dictadas por el gobierno de la nación sobre estabilidad presupuestaria y equilibrio financiero de los entes públicos.
No menor es el caso de los comercios minoritarios. Para estos, el incremento supondría un 88,09%, pasando de pagar 130,90 Euros, a satisfacer por el mismo concepto la cantidad anual de 246,22 euros, y ello aplicando la ordenanza publicada por la Mancomunidad para 2013. Ahora bien, todo indica que para el año 2014 los incrementos van a ser muy superiores a los ya indicados y posiblemente los tramos tributarios según actividades comerciales e industriales se vean igualmente modificados e incrementados en un altísimo porcentaje a los ya conocidos.
El Impuesto de Bienes Inmuebles, lo que se conoce como la contribución, sufrirá también un incremento en torno al 6%, en el mejor de los casos, por aplicación de las medidas contempladas por el Gobierno de la Nación para contribuir al saneamiento de la economía de los municipios.
En definitiva, ya sea por lo acordado por nuestros concejales, ya sea lo que viene acordando el gobierno de la nación, los bolsillos de los loreños se verán mermados considerablemente y mucho más mermado si cabe, los de las familias con menos recursos, para las que el incremento les supone un mayor sacrificio y en muchos casos, una barbaridad.
Si de algo hay que tachar a esta fórmula de distribución de costes entre los ciudadanos, es de inmoral, inhumana y fuera de toda lógica. En Madrid capital, una vivienda contribuye al pago de la Basura, según el Valor Catastral de esta. Por poner un ejemplo, una vivienda de 80 metros cuadrados, con un valor catastral de 90.000 euros, tributa al año 54 euros. O sea, paga más quién tiene la vivienda más grande y prácticamente no tributan las infraviviendas; aquellos edificios con un valor catastral por debajo de los 17.000 euros. (4 euros al año).
Pero lo que más me llamó la atención, es que no se diera a conocer ningún estudio económico-financiero de lo que supondría poner en marcha un servicio de recogida de basuras totalmente municipal. Tampoco se dio a conocer los aspectos de la reversión del servicio, tras la entrega de éste por Urbaser al Ayuntamiento, tanto en maquinaria, como en equipamiento y personal, ni se debatió sobre la posibilidad de que el servicio se prestara por el propio Ayuntamiento, en vez de por un ente institucional distinto a éste. De la apertura de un procedimiento de libre concurrencia para que otras empresas ó instituciones puedan ofertar el servicio, ni hablar. Todas las intervenciones del equipo de gobierno giraban en torno a Mancomunidad sí ó si.
Pero lo más grave aún si cabe, ante tantos despropósitos, es que se acuerda la Adhesión a una Mancomunidad, sin tan siquiera dar cuenta a los allí presentes de los compromisos que conllevaría tal adhesión, sobre todo en unos momentos en que una buena parte de las Mancomunidades pasan por especiales dificultades económicas y financieras, que las han llevado a desaparecer, teniendo que hacerse cargo los propios Ayuntamientos que las integran de las deudas contraídas por estas, tal es el caso de la ya disuelta Mancomunidad del Bajo Guadalquivir.
Recapaciten pues nuestros concejales, en especial aquellos que dieron un voto de confianza a nuestro Alcalde Sr. Reinoso e interesen que se hagan los deberes por quién corresponda: que se estudien bien los pros y los contras y que aunque ello suponga prorrogar la contratación del servicio a Urbaser, sopesen al menos que ello merece la pena. Háganse cargo al menos que en Lora del Río hay ya muchas familias de esas de segunda categoría como se dice en las ordenanzas, que ya no es que no lleguen a final de mes, sino es que ni tan siquiera saben si el mes lo van a comenzar con algo en la despensa. En estos tiempos que corren, hoy más que nunca se hace necesario escuchar la calle, recabar la opinión de nuestros comerciantes, dialogar con los industriales y en definitiva, creerse aquello tan idílico del fomento de la participación ciudadana en los asuntos públicos, que tanto se echa de menos.

TIEMBLA LA TIERRA, PÁNICO EN LAS PERSONAS

Noviembre 9th, 2013

Nunca se había hablado tanto de los temblores de tierra, como hasta ahora. Si es cierto que siempre ha habido temblores; desplazamientos del terreno ó terremotos de cierta magnitud, e incluso maremotos, como el que destruyó la ciudad de Cádiz, mediados el siglo XVIII. Las razones de estos movimientos siempre se ha explicado por el movimiento de grandes placas del subsuelo, que al rozar unas con otras producen la elevación de cordilleras ó el hundimiento de valles. Eso, hasta ahora; de unos años para acá hay que sumar a esta casuística la proveniente de la intervención de la mano del hombre. El último acontecimiento de movimientos sísmicos reconocidos oficialmente y achacables a la acción del hombre, ha sido el producido en el golfo de Valencia, en las inmediaciones de las ciudades de Castellón y Tarragona, hasta el punto de que las Cortes Valencianas ha solicitado el cierre de la plataforma “CASTOR”, dedicada a inyectar gas a presión en las cavidades de un antiguo Pozo Petrolífero a 20 kms mar adentro de la costa de Vinaroz.
Más cerca de nosotros, en Torreperogil –Jaén- los movimientos sísmicos se repiten con cierta frecuencia, sin que hasta ahora se haya dado con la causa, aunque se sospecha de las extracciones de grandes masas de agua del subsuelo para el riego del olivar, ó de perforaciones aún no identificadas.
El hombre está alterando el estado físico de la naturaleza. En la cuenca del Guadalquivir ya hay autorizados dos permisos para perforar utilizando la técnica de Fracking; uno denominado EL ROMERAL, enclavado entre los términos municipales de Cantillana, Villanueva del Río y Minas y Alcolea del Río y el otro denominado “EL RUEDO” que nos afecta más directamente, acoge los términos municipales de Lora del Río, Peñaflor y Palma del Río. Con estos permisos de exploración, las compañías que se hagan con los derechos están autorizadas a inyectar en el subsuelo agua y productos contaminantes a alta presión, con el objetivo de fracturar la roca a una profundidad entre 1.000 y 5.000 metros, al objeto de hacer aflorar a la superficie las bolsas de gas que se hallen atrapadas en los diferentes estratos rocosos. Además de la posibilidad de alterar las capas del subsuelo y con ello provocar posibles movimientos sísmicos, el empleo de esta técnica de extracción de gas conlleva la inyección de productos químicos altamente contaminantes, de los cuales las empresas difícilmente dan a conocer su composición, lo que resulta muy preocupante en zonas de cultivo como es la Vega del Guadalquivir. Por ello, cada vez es mayor el número de municipios que se declaran contrarios al uso de esta técnica sumamente agresiva. Ahora hace falta que la Comunidad Autónoma Andaluza prohíba su uso en el territorio Andaluz.