DATOS ESTADÍSTICOS.

Septiembre 18th, 2009

Es una tragedia que haya ciudadanos que no dispongan, o hayan perdido los ingresos para mantener a sus familias por el trabajo, personas que hayan sufrido o estén a punto de ser incluidos en un expediente de regulación de empleo, un despido, con todo lo que ello conlleva.

Resulta deprimente la gran cantidad de datos estadísticos que se facilitan relativos al déficit público español, la crisis y las cifras de parados, PERSONAS que engrosan las listas de las oficinas de empleo, buscándolo.

A esas personas el Estado las ha de proteger, no obstante, ¿son rigurosamente ciertos los números de casi cuatro millones y medio de parados en nuestro país?
Creo que si de verdad hubiera esa enorme cantidad de personas sin ingresos por el trabajo se estaría produciendo una respuesta y protesta social, que no veo y que no deseo, aunque el otoño lo auguran movidito.

Solo puedo fijarme, porque los veo, en mis conciudadanos y puedo asegurar que muchas de las personas a las que ahora veo trabando en el PlanE, disponen, afortunadamente, de otros medios de vida: distintas actividades “empresariales”, agrícolas, de comercio, o aquello que podamos imaginar.

Lo pienso en positivo y me congratulo que los datos que manejan las instituciones públicas no sean del todo ciertos en relación a esta cuestión.

Aquí el que no exagera es porque no puede. Es un mal endémico de nuestra pícara cultura mediterránea y latina. Colectivos profesionales liberales como los médicos, dentistas, corredores, intermediarios, entre otros, les visitas, pactas sus servicios y les pagas en metálico; como se te ocurra pedir factura por lo abonado te ponen mala cara.

Solicitas los servicios de un pintor, albañil, carpintero, fontanero….. (gente estupenda y grandes profesionales) y para que sepas lo que vas a tener pagar te pasan una nota que todos sabemos cual es su contenido legal: cero. Vas a asumir lo que tengas que pagar a sabiendas que el que lo recibe no lo declarará.
Esto no se tiene en cuenta, ni se vigila por las instancias de control, pese a tener constancia de ello. Vigilancia fiscal cero. A esto le llaman economía sumergida, pero no creo que esté muy honda.

En una familia se necesita mucho cada día para mantenerla, y supongo que se trata de un mecanismo de defensa para no estar controlado y ahorrar lo que se pueda para ellos, beneficiándose al tiempo con todo tipo de subsidios, ingresos varios, becas o ayudas de toda índole, a las que se tienen derecho por no estar dado de alta en ejercicio laboral alguno. Si muchos de ellos fueran ciudadanos chinos en España, donde creo que están beneficiados, no tendrían miedo a la presión fiscal por el ejercicio de una actividad empresarial declarada.

Según un periódico de tirada nacional, se necesitaran en Huelva dos mil quinientas personas para cubrir la campaña de la fresa, sin embargo, después de hacer casi diez mil llamadas telefónicas y enviar otras cuatro mil cartas a desempleados del GEA y del REA, solo tres mil fueron a la entrevista y de ellos solo mil quinientos aceptaron el trabajo, el resto lo rechazó porque les convenía más estar en el paro. Los empresarios agrarios onubenses no saben a donde acudir para resolver el problema.

Algunos de estos pícaros tienen la desfachatez de decir que otros están muy bien porque tienen un salario fijo, claro que también tienen unas retenciones fijas, pero esto no lo tienen en cuenta, como tampoco se fijan en que por tener esos ingresos fijos y declarados –que ciertamente no son cuantiosos- no tienes beneficio de ayuda para cuestiones importantes como becas de los hijos u otras, teniendo en cuenta que estas aportaciones del asalariado son una fuente más que considerable donde bebe y se nutre el estado del bienestar, llámalo x…

Estoy a favor de que se ayude al que le haga falta, a todos, pero es un ultraje que tanta retención a los asalariados sirva para mantener el nivel de vida de unos pocos pícaros. El sentimiento de agravio aparece cuando, fiscalmente, unos son tratados de un modo y otros de forma diferente.

El contribuyente es una persona que trabaja para el Gobierno pero sin haber hecho las oposiciones a funcionario. (Ronald Reagan).
PEC. septiembre-09

LAMENTOS FINANCIEROS

Junio 15th, 2009

En palabras del Presi: “la crisis ha sido ocasionada por los abusos y codicia financiera de unos pocos”.

Es sugerente que el éxito financiero y los beneficios -especulativos unos y honorables otros-, son privativos de unos pocos, y los errores, el fracaso y las facturas, también de aquellos, son colectivos y tenemos que pagarlo entre todos.

El parche sobre la herida consistió en inyectar un montón de millones de euros a los mismos que han venido ganándolo a espuertas. El actual presidente de la CEOE, cambia su discurso y donde antes defendiera un mercado absolutamente libre, ahora dice que no vendría mal una intervención estatal. Inaudito.

Los trabajadores NO son los causantes de este retroceso económico, pero muchas medidas que se proponen para combatirlo pasan por humillar sus derechos laborales, adquiridos con todas las dificultades que podamos recordar. No son los causantes pero desde luego son los principales y primeros perjudicados. Es catastrófico y muy dramático que una familia se quede sin recursos provenientes del trabajo.

A propuesta del presidente de la CEOE esto se arregla modificando a la baja los contratos laborales y haciéndolos por dos años, con carácter indefinido y con solo ocho días de indemnización por año trabajado, o sea, abaratando los despidos. En Europa se habla, desde hace meses, de la jornada semanal de 65 horas y lo están vendiendo como un gran avance social.

El trabajador es solo una herramienta más en la cadena de producción, útil para conseguir riqueza, y un gasto susceptible de reajuste, en consecuencia, como tal se le tratará. Por eso los fabricantes de vehículos, cuando no les salen las cuentas, amenazan con irse a otro sitio donde les resulte más barato fabricarlos. Así de fácil.

En Martorell, y después de haber sacado el compromiso de congelación salarial por dos años a los trabajadores de la fábrica de SEAT se decidieron, con la elegante intervención del Jefe del Ejecutivo, a construir el Q3. Supongo que la Comunidad Autónoma también habrá colaborado “€” para que la fábrica se quede en la ciudad y no lleven a cabo, de momento, ningún ERE.

Parece natural que el capital tienda a autoprotegerse, sin embargo, el Estado ha de vigilar e intervenir, protegiendo a sus representados-contribuyentes, procurando que esa contribución sea lo más proporcional posible a la capacidad económica de cada uno, inmiscuyéndose en la estabilidad y equilibrio económico del país.

Para qué queremos a tantos representantes políticos y tantos defensores del interés general y de los intereses de los ciudadanos si cuando tienen que actuar lo hacen tarde y mal.

Si los ciudadanos nos endeudamos comprando casas, cuyo valor ha sido inflado especulativamente, ha sido porque del derecho a una vivienda y la necesidad de adquirirla, han hecho un negocio, un gran negocio, que ha llevado a muchas familias a endeudarse por encima de sus propias posibilidades.

El modelo de sistema capitalista tratará que la gente tenga que pagar para vivir (de aquí supongo que nació la locución “el coste de la vida”) alimentándose el sistema por la codicia de unos pocos poderosos y la promoción de un consumo desmedido, entre otras, de tal manera que si tienes dinero vives mejor, y si no tienes…….

Las crisis financieras parecen responder a una readaptación del sistema capitalista y de libre mercado, un reajuste de beneficios, pues, como todo el mundo sabe, el beneficio y la acumulación de riqueza son los únicos fines del capitalismo.

Después de la última foto del G20, se va a llevar a cabo una profunda reforma del sistema capitalista - jajaja..- y se van a terminar los paraísos fiscales – jajaja…- y las cuentas secretas de los bancos donde se guardan cantidades ingentes de dinero que están allí para que nadie sepa a quien pertenecen ni el modo en que fue obtenido, -jajaja…-.

Lo primero que hizo el Gobierno, como medida para incentivar el parón financiero, fue inyectar una cantidad considerable de euros para que la rueda crediticia no se parara, aunque se paró a pesar de la irrigación económica. Empezamos y acabamos en los bancos.

En toda esta situación nacional y global, es chirriante que el presidente de un equipo de primera división goce del crédito bancario para gastar una descomunal e inusual cantidad de dinero en un solo jugador de fútbol y, sin embargo, una pequeña o mediana empresa tenga que cerrar sus puertas y despedir a los dos empleados que tiene porque su banco, el de toda la vida, le cerró el grifo para poder subsistir.

Es profético lo que manifestó, hace bastante tiempo, un presidente estadounidense con esta reflexión:

”Pienso que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos enteros listos para el combate. Si el pueblo americano permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones que florecerán en torno a los bancos, privarán a la gente de toda posesión, primero por medio de la inflación, enseguida por la recesión, hasta el día en que sus hijos despertarán sin casa y sin techo, sobre la tierra que conquistaron sus padres. (Thomas Jefferson, 1802).

Esta podría ser una representación metafórica de la pirámide del sistema capitalista.
PEC. Junio/2009