EMBOSCADAS y CONTRADICCIONES

Marzo 11th, 2010

En la era de la información y las nuevas tecnologías, cuando más libertad de expresión y de información podríamos disfrutar es cuando nos cuentan las milongas más gordas. Nos tratan como si fuéramos bobos: los políticos y los medios de comunicación.

Hay numerosos medios informativos, libertad en sentido amplio, independencia, pluralidad y diversidad informativa. Si esto es así, porqué todos los días, a las mismas horas, con la mochila de “independencia” que cada medio lleva, nos dan las mismas informaciones.

Las grandes empresas y las entidades financieras montaron su chiringuito donde papá Estado no podía intervenir para no ser tachado de intervencionista. Por supuesto las empresas se encargaban de manifestar públicamente, a través de su portavoz, que no es bueno para la economía de un país que el Estado intervenga en los negocios de sus empresas, el mismo portavoz que solicitó después al Gobierno que interviniera ayudando a las empresas en crisis. En qué quedamos.

La burbuja especulativa, no es que se fuera a desinflar es que iba a explotar y esto lo veía todo el mundo mundial excepto los representantes políticos y defensores de los intereses generales.
La banca y las cajas de ahorro ganando el dinero a espuertas, pero ese dinero es suyo, esos beneficios no están para dar créditos. Cierran el grifo crediticio cuando lo consideran oportuno. Para solucionarlo el Estado interviene e infla, con dinero de sus españoles, las cuentas de los bancos para que abran otra vez el grifo a las empresas que mas lo necesitan -las PIMES-, al capricho de ellos, o sea, que no hay créditos.

Los gobiernos cuentan con cientos de asesores pero no tienen la menor idea de cómo solucionar la papeleta que se les ha presentado y que, de lejos, se veía venir.

Otra de las medidas, porque también está en crisis el sistema de pensiones -al menos esto es lo que nos quieren hacer creer-, es aumentar la edad de jubilación.
Puedo imaginarme a un señor que trabaja como jornalero, portando y subiéndose a una escalera para coger los frutos de cualquier árbol en un suelo enfangado, o de un señor albañil que lleva moviendo ladrillos toda su vida, a un conductor de un camión, o de un autobús, entre otros, y que les diga, el país para el que han trabajado y contribuido, que con 65 años es pronto para jubilarse, mejor con 67, pues todavía estas fuerte para coger la escalera, mojarte, pasar frío, bregar con ladrillos, conducir,…todo para garantizar el sistema de pensiones.

El Ministro de Trabajo recomienda a los trabajadores que suscriban un plan de pensiones, es solo una recomendación. Será recomendable para salarios de altos cargos no para salarios normalitos. El mundo al revés.

Consecuencia: provocan la desconfianza de los trabajadores en el sistema de pensiones y para tener una jubilación digna, contratamos un plan de pensiones que garantice nuestra vejez y el negocio de las entidades financieras que, según algunos datos económicos, están a la cola de Europa en la venta de planes de pensiones privados. A ver que trabajador se puede desprender de 100 o 200 euros mensuales –por poner una cifra- para que la entidad financiera cumpla con sus objetivos y no te lo de tu pasta hasta que no te hayas jubilado.

Algunas veces pienso que todo esto no puede ser casual. Las grandes empresas y las entidades financieras hacen sus grandes negocios, el Estado no puede intervenir, se lo llevan calentito y las crisis las pagan las clases medias y todos aquellos que para subsistir se tienen que pegar la pechá de trabajar. Aumentan el número de años para establecer la base de cotización, proponen aumentar la edad de jubilación, congelación salarial para los empleados públicos…. todo ello para que no se dispare el déficit público. Acaso son estos colectivos los que provocan la inflación.

No entiendo nada. Si salimos en la foto del G-20, si somos ricos, como tenemos tantos problemas.
Las medidas que se proponen no pasan por reducir ministerios, altos cargos, quitar las dietas y desplazamientos de todos ellos (todos tenemos que costearnos nuestros desplazamientos para ir a trabajar,….) mandar a casa un montón de asesores, etc…

Hace varios años se perdonó una gran deuda a las eléctricas y, para agradecerlo, nos hacen una emboscada, subiendo lo que han subido las tarifas y con las lecturas mensuales y estimadas.

Diez millones de vacunas compró sanidad para atajar la gripe porcina, digo la gripe A, y dijo la ministra que se compraron con la condición de devolver las que sobraran, je,je…
Para solucionarlo la OMS, cuya organización tiene miembros con intereses en la industria farmacéutica, sugiere que el próximo año nos vacunen como a los perros, con la triple vírica, de ese modo se pueden aprovechar todas las que han sobrado.

Existen muchos colegios cuyas aulas se calan, otros donde se estudian ciclos técnicos superiores que no disponen de las herramientas necesarias para llevar a cabo sus tareas de aprendizaje. No pasa nada.
Ahora se regala un portátil a los alumnos de once años de edad aunque muchos de ellos no saben multiplicar por varias cifras o dividir; previsiblemente, dentro de unos días se producirá la hecatombe informática de los colegios pues seguro que muchos de los portátiles tendrán problemas técnicos de funcionamiento.

Todo es negocio. Nosotros somos contribuyentes, consumidores y las herramientas para que el negocio siga reportando beneficios.
Que los números ya no son los que tienen que ser, cambiamos las herramientas que ahora son más caras por otras que son más baratas (reformas laborales, abaratamientos de los despidos, congelación salarial, ….).
El capital ha dado soga larga con el consumo y las hipotecas, atrapando las voluntades, la libertad de los que no tienen más remedio que trabajar para subsistir, a los que se nos ha dado la oportunidad de comprar una vivienda carísima, de setenta y pocos metros cuadrados, pero que solo se puede arañar si sumas los salarios de ambos cónyuges. Que bien estamos. Antes con la excusa del látigo lo llamaban esclavitud. Como lo llamamos ahora.

Hace pocos años, cuando no gozábamos de libertades plenas había gente que pensaba que las cosas podrían ser mejores, había un sentimiento común y un objetivo contra el que rebelarse. El problema y el objetivo estaban definidos y el que quería se unía y el que no pasaba. Había planteamientos ideológicos y patrióticos, la gente se agrupaba y organizaba en partidos políticos a través de los cuales se podría servir al interés general y a los ciudadanos buscando una sociedad más libre, más justa, con más cultura, mejor educada, para beneficio de todos.

Los planteamientos han cambiado considerablemente, se han invertido los términos. Ahora los partidos políticos son las herramientas de las que se sirven un puñado de listillos, que desacreditan al resto, para hacer carrera profesional y fortuna; el Interés General y el Servicio al Ciudadano son conceptos que están en la boca de unos pocos solo cuando “cada cuatro años llaman al rebaño” (pintada).
No es mala idea lo que propuso el presidente actual norteamericano en el discurso sobre el estado de la Unión, donde sugirió que los políticos tenían que se dejarse de politiquear, que se estaban alejando de los ciudadanos, de sus propias posiciones políticas. Que había que centrarse en el trabajo diario y el que está por hacer, cuidando, acercándose, y defendiendo los intereses de los ciudadanos: laborales, sanitarios, de seguridad, de ocio, … antes que aferrase al cargo.
Mojemos nuestro excepticismo en la Feria de la Tapa. Disfrutad.

Llama la atención que separado se escribe todo junto y todo junto, separado. (no es mía).

Pec. marzo/10

LOAS NAVIDEÑAS

Diciembre 17th, 2009

Es inexcusable deciros que valoro francamente el tiempo que empleáis en vuestras lecturas porque se que el tiempo es limitado, me hacéis un regalo impagable.

Brindo por los leones (personas que leen mucho), por los que generosamente emplean unos minutos leyendo estas líneas que, de cuando en cuando, me tomo la licencia de escribir.

Brindo por vuestra salud, para que seáis dichosos, solos o en compañía de vuestros familiares y amigos.

Gracias de todo corazón.

Pec.diciem./09